Poemas del libro “Después” de Nurit Kasztelan ( Caleta Olivia, 2018)

 

 

 

Cuál es mi pérdida

 

Una rama de mi familia está rota

como planta de olivo

la sangre italiana coagula

en el desconocimiento, el verse poco.

La otra está oxidada

la envidia los brillos las telas el local

de mi abuelo en el once

fundido por mi abuela para casar

en buena forma a mis tías.

Comer lo que no se tiene.

Del otro lado guardar acumular mezquinar

incluso el cariño.

La dureza de una madre a medias

una familia a medias y yo

qué.

 

#

 

 

El amor era otra cosa

 

 Las cosas en su lugar: cierto orden

una sensación falsa de bienestar

una tarde en la que suceda algo.

La manía doméstica de convertir

deseos en hechos productivos.

Esa tarde perdida ordenando

fotos viejas. Saltearse la siesta.

Decido vivir

menos intensamente las escenas

una manera disléxica de soportar

el presente. Escucho

insistentemente el mismo disco,

la misma canción

como si repetir lo mismo encerrase

un significado oculto.

Saber retirarse a tiempo

me repito como mantra.

 

#

 

El agua en todas partes

 

Esto es real:

llueve adentro de la casa.

Las junturas mal selladas,

el agua que gotea del vidrio,

los trapos, los baldes, las palanganas,

baldear, un mínimo acto

para que desagüe.

 

Recién mudada

entre cajas a medio desembalar

pero no me quejo

estoy en la edad en la que una

caminahacia sus mitos.

Espero una revelación

que venga del agua.

 

#

 

Limbo

 

Tal vez no tenga que elegir más

chicos de río

porque esa clase de chicos

pertenecen a su río

de un modo que yo

no sé pertenecer.

 

Tal vez me tenga que quedar acá

en este limbo donde las cosas

ni fluyen ni se estancan,

se dejan drenar por la corriente y esperan

que el viento decida el cauce.

 

Un isleño sabe

que armar una casa imaginaria

con palotes en el agua

no resiste siquiera

la primera crecida.

 

Me gustaría entender el viento

saber para qué lado empuja la corriente.

Y si me tengo que quedar esperando

que termine la crecida

juntaré provisiones

haré de mi casa una trinchera.

Y si es un día tranquilo

que la brisa acomode

el modo como miran mis ojos

que el verde me traiga

algo de calma.

 

###

 

Nurit Kasztelan (Buenos Aires, 1982), publicó Movimientos incorpóreos (Buenos Aaires, Huesos de Jibia, 2007), Teoremas(Montevideo, La Propia Cartonera, 2010), Lógica de los accidentes (Bahía Blanca, Vox, 2013; Cáceres, (Liliputienses, 2014, 2015) y O amor era um jogo instável (San Pablo, Nosotros, 2018). Formó parte de la antología de dramaturgia Perfecta Anarquía, compilada por Andrea Garrote (Jacotot, Bs. As., 2011). Coordinó el ciclo de lecturas La manzana en el Gusano y fue coeditora de la revista No-retornable. Codirige la editorial Excursiones y gestiona la librería atípica Mi Casa.

Comparte este contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *