Recorridos de la memoria en las Jornadas de Exilio

En el marco de las IV Jornadas de Trabajo sobre Exilios Políticos del Cono Sur en el Siglo XX, se realizarán nuevamente los Recorridos de la Memoria.
_
Día y horario: viernes 9 de noviembre de 9 a 11 hs.

Lugar de partida del Recorrido: escalinatas de la sede Alem de la Universidad Nacional del Sur (Alem N° 1253)

Inscripción: en la mesa de acreditación de las Jornadas los días miércoles 7 y jueves 8.

Marcas a recorrer:

  1. Marcas recordatorias del asesinato de David “Watu” Cilleruelo.

En la mañana del 3 de abril de 1975 el estudiante David Hover Cilleruelo (“Watu”), secretario general de la Federación Universitaria de Bahía Blanca y militante de la Federación Juvenil Comunista, fue asesinado en los pasillos del ala de Ingeniería del edificio de Alem 1253 de la Universidad Nacional del Sur (UNS) por Jorge Oscar Argibay, uno de los integrantes de la custodia del entonces interventor, Remus Tetu.
Distintas placas recordatorias y otras marcas de la memoria del asesinato han sido colocadas en espacios significativos de los edificios de la UNS en los últimos 35 años, en las que diversos actores institucionales y extrainstitucionales homenajean al militante estudiantil universitario. Además, en 2012 el grupo Arte Memoria Colectivo junto a la Subsecretaría de Derechos Humanos de la UNS instalaron un mural en su homenaje en el hall de ingreso a la sede Alem de dicha institución.

  1. Placas recordatorias de alumnos de la UNS desaparecidos o asesinados durante la última dictadura militar.

En las últimas décadas la UNS ha reconocido y recordado a sus alumnos, docentes y trabajadores no docentes desaparecidos o asesinados por el terrorismo de Estado durante la última dictadura militar, a través de distintas marcas de la memoria. Este momento del recorrido se propone transitar una serie de placas que recuerdan a los estudiantes y graduados Carlos Alberto Rivada, María Luisa Buffo, José Antonio Garza y Alejandro Tomás Mónaco y al trabajador no docente y los profesores Néstor José Del Río, Juan Carlos Prádanos y Daniel Eduardo Riganti.
Carlos Alberto Rivada, ingeniero electricista graduado en la UNS, fue secuestrado el 3 de febrero de 1977 en Tres Arroyos y permanece desaparecido. María Luisa Buffo y Alejandro Tomás Mónaco estudiaban Ingeniería Electricista en la UNS. José Antonio Garza se había graduado en esa carrera en 1975. Los tres fueron secuestrados en distintos episodios entre mayo y junio de 1977 en el Gran Buenos Aires y asesinados en diferentes enfrentamientos fraguados en agosto de 1977 en Paraná (Entre Ríos).
Néstor Del Río era trabajador no docente de la UNS y militante gremial. El 17 de marzo de 1976 un grupo armado intentó infructuosamente secuestrarlo. Días después, el 21, fue asesinado en el Hospital Municipal L. Lucero, en el cual había sido internado debido a la golpiza que había recibido en dicha tentativa. Juan Carlos Prádanos, ingeniero agrónomo, y Daniel Eduardo Riganti, ingeniero electricista, eran profesores de la UNS. Fueron secuestrados en Bahía Blanca el 21 de marzo de 1976 y asesinados días después en cercanías de La Adela (La Pampa).

  1. Monumento a los caídos en Malvinas.

En el marco de la última dictadura militar, el 2 de abril de 1982 tropas argentinas desembarcaron en las islas Malvinas con el objetivo de recuperar estos territorios reivindicados y reclamados por Argentina desde el mismo momento de su ocupación por parte de Gran Bretaña en 1833. Dicha acción provocó el estallido de la única guerra del país en el siglo XX. Luego de dos meses y medio, el 14 de junio, la misma finalizó con la rendición. Este monumento a los caídos en Malvinas surgió como un proyecto del Centro de Veteranos de Guerra de Malvinas de Bahía Blanca y fue realizado principalmente con el aporte de la Municipalidad local durante la gestión de Rodolfo Lopes. Se trata de un cenotafio destinado a conmemorar a los bahienses que murieron en las islas durante la guerra. Fue inaugurado el 2 de abril de 2005.

  1. Plaza de los Lápices “María Clara Ciocchini”.

Esta plaza fue construida por iniciativa del Concejo Deliberante y del intendente de Bahía Blanca, Jaime Linares, e inaugurada el 16 de septiembre de 1995. En ella se emplaza el monumento que recuerda a los seis jóvenes militantes secundarios secuestrados y desaparecidos el 16 de septiembre de 1976 en la ciudad de La Plata, en el hecho conocido como “La Noche de los Lápices”.

La plaza lleva el nombre de la bahiense María Clara Ciocchini, una de las víctimas del hecho, quien residió en la ciudad hasta fines de 1975, momento en que se trasladó junto a su familia a La Plata. María Clara había sido alumna de la Escuela Normal Superior dependiente de la Universidad Nacional del Sur. Por otra parte, su padre, Héctor Ciocchini, era director del Instituto de Humanidades de la UNS.

  1. Marcas de la Comisión de Apoyo a los Juicios por Crímenes de Lesa Humanidad de Bahía Blanca.

Las “huellas de la memoria”, emplazadas desde septiembre de 2010 en distintos puntos de la ciudad por la Comisión de Apoyo a los Juicios por Crímenes de Lesa Humanidad de Bahía Blanca, homenajean a personas represaliadas por el Estado terrorista y la Triple A y lo hacen, en general, en los espacios donde estudiaban, trabajaban, vivían o fueron secuestrados.

  1. Pilares de Memoria, Verdad y Justicia (Comando V Cuerpo de Ejército).

En julio de 2013, en el marco del inicio del segundo juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en el ámbito del V Cuerpo de Ejército, se señalizaron los ex centros de detención ilegal “La Escuelita” y el Batallón de Comunicaciones 181. La iniciativa, que consistió en la instalación de tres columnas que rezan “Memoria”, “Verdad” y “Justicia” en el acceso al Comando V Cuerpo -sobre calle Florida al 1400-, fue impulsada por las Secretarías de Derechos Humanos de la Nación y de la provincia de Buenos Aires, junto al Ministerio de Defensa y la Municipalidad de Bahía Blanca.

  1. Mural en homenaje a Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola.
    El mismo día en que se inauguró la señalización antes mencionada y frente al lugar, los organismos de derechos humanos de Bahía Blanca (Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, H.I.J.O.S. Bahía Blanca y la Red por el Derecho a la Identidad de Abuelas de Plaza de Mayo) descubrieron un mural en homenaje a Miguel Ángel Loyola y Enrique Heinrich, obreros gráficos del diario “La Nueva Provincia”, quienes fueron secuestrados el 30 de junio de 1976 y cuyos cuerpos acribillados y con signos de torturas fueron hallados pocos días después en la Cueva de los Leones, un paraje ubicado a 17 km de Bahía Blanca.
  2. Centro Clandestino de Detención “La Escuelita”.

Este CDD funcionó bajo control operacional del V Cuerpo de Ejército, especialmente durante los años 1976 y 1977, y fue demolido en los años 1980-1981. La recuperación física de los cimientos del edificio fue posible en el contexto del primer juicio oral por delitos de lesa humanidad que tuvo lugar en Bahía Blanca entre el 28 de junio de 2011 y el 12 de septiembre de 2012. En este contexto, se destacan dos acciones judiciales: la orden de realizar el peritaje para la localización del edificio y una medida cautelar de no innovar que garantizaba, después de treinta años, la preservación y el resguardo del predio. Los integrantes del Equipo de Arqueología coordinado por la Asociación Civil Memoria Abierta y dirigido por la Lic. Cristina Bayón (profesora del Departamento de Humanidades de la UNS) fueron los encargados de realizar el peritaje arqueológico.
En agosto de 2012, se inauguró un cartel que reza: “En este predio del Ejército Argentino funcionó el centro clandestino de detención ‘La Escuelita’ de Bahía Blanca durante la dictadura cívico-militar de 1976 a 1983”. Esta señalización fue coorganizada por el Archivo Nacional de la Memoria y la Red Federal de Sitios de Memoria de la Secretaria de Derechos Humanos de la Nación, el Programa de Investigación y Memoria de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires y la Dirección de Derechos Humanos del Municipio de Bahía Blanca, junto a los Organismos de Derechos Humanos locales y regionales.

El 24 de marzo de 2013 se emplazó una silueta de una mujer embarazada, con los ojos vendados, que recuerda la búsqueda de dos niños nacidos en 1977 durante el cautiverio en el CCD de sus madres, Graciela Izurieta y Graciela Romero de Metz, y apropiados. La silueta fue entonces descubierta por la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, H.I.J.O.S. Bahía Blanca y la filial local de la Red por el Derecho a la Identidad de Abuelas de Plaza de Mayo.

  1. Monumento a las víctimas de la “Masacre de Calle Catriel”.

En junio y julio de 1976, en distintos hechos, fueron secuestrados Juan Carlos Castillo, Pablo Francisco Fornasari, Zulma Matzkin y Manuel Mario Tarchitzky. Permanecieron en cautiverio en el CCD “La Escuelita”, desde donde fueron llevados, la noche del 4 de septiembre de 1976, hasta una casa en la calle Catriel 321. Allí, en un enfrentamiento fraguado conocido como la “Masacre de Calle Catriel”, fueron asesinados por el Ejército.
A metros de este lugar la plaza “4 de septiembre”, inaugurada en 2006, rememora este episodio y alberga distintas marcas de la memoria: una escultura, una placa, una referencia histórica, un cartel y varios murales. La construcción de esta plaza y la realización de la escultura (que fue descubierta el 18 de septiembre de 2010) fueron promovidas por la hermana de Zulma, Susana Matzkin.

 

Comparte este contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *