Margen

(por Andrés Montenegro)

 

Un anuncio del puerto en los 90`s decía “De Bahía Blanca al mundo”
De ahí que el mundo queda en otro lugar.

 

Lo que rebasa del cuadro determina el recorte. La física ya entendió que el corte actúa en un plano paralelo a la carga aplicada. Cuando el visor óptico es insuficiente para abarcar la pregunta, el imaginador dispara sabiendo que las imágenes ya no explican el mundo, sino que lo informan.

Culaciatti sube a la altura de un elevador o de un puente a percibir el margen, pero sabe que ese margen desde cerca es una grieta. Accede entonces a los pliegues más inextricables de la grieta a capturar el dato y retrocede descubriéndola fractal. La forma de la grieta que dejó la bajamar en la arena es otra dimensión de la grieta tectónica que determinó los cursos de la ría. Las grietas que la industria dejó en las paredes de las casas de White, tienen la forma de los trazados gasíferos, carreteros, ferroviarios y marítimos que concluyen o nacen en el puerto. ¿Acaso pueden escindirse las rutas de la trata de personas para su explotación sexual?

Pastizales del estuario iluminados por el sol de la tarde conviven con el cúmulo de luces del polo petroquímico produciendo de noche. El musgo toma la piedra. La naturaleza avanza sobre sí. El hombre también. Las noticias de metales pesados hallados en especies del ecosistema marino de la Ría se van con el viento, que también se lleva los escapes de amoníaco y los “vapores” del craqueo.

La gente veranea en las costas aledañas porque ¿no se puede tapar el sol con la mano? Y viendo como cotiza a la baja el instrumento “mano” y la depreciación de lo artesanal, las previsiones al respecto son al menos desalentadoras. La palabra también está rota y ya no se fabrican los repuestos. “Partido del trabajo y el pueblo” sobre portales tapiados, “El negro gato”, la V que se olvidaron solo para enfatizar al perro. Los pescadores artesanales denuncian la contaminación, pero la gaviota y el cangrejo son impositivamente exentos y no son considerados sujetos de derecho.

Culaciatti inaugura y compone una cartografía social como modo de interpelación en la que pone de manifiesto una realidad que requiere ser transformada. Propone un diagnóstico concreto e invita a la reflexión sobre el modo de habitar e intervenir el territorio.

Las imágenes no muestran la realidad, las imágenes significan la realidad. Hay conciencia pero no hay consenso. Y hay un muro de hierro, es verdad, pero también hay un puente uniendo White y el Boulevard. Hay una pelota desvencijada en las piedras, pero también hay una cancha que espera. Lo que inaugura Horacio es el partido ese que algún día hay que jugar, dejando todo en la cancha.

 

La muestra permanecerá hasta fin de mes en Centro Histórico y Cultural de la UNS, Rondeau 29. Se puede visitar los días hábiles de 8 a 20 horas.

Comparte este contenido

1 comentario en “Margen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *