Poemas de “Sozé” de Anelise Freitas(Ediciones Macondo)

 

RECUPERACIÓN DEL TERRITORIO ANCESTRAL

para Deborah Damasceno

 

nuestra tierra es una bandera alzada entre el azul del color

caliente entre el verde de la naturaleza que te habita y el rojo de la sangre

que ahora bien gotea entre las piernas mientras bebe

el mismo radical para salvaje y enemigo

la lengua es el sonido de la tierra la tierra

bien y mal contemplando el mismo cuerpo

el universo cosmogónico de tu gente

y tu forma de habitar

mi cuerpo bajo tu cuerpo

y tu cintura dibujando el circulo

en aquella posición yo conocía

venus en cáncer un infinito al

redescubrir el seno bajo el naranja

tu piel anaranjada que la lengua habla

el pasillo nos arrastra

y la ventana abierta

no hay exploración

paro hay dominación

la tierra revuelta en la fricción avanza

hacia tu boca menuda

 

 

 

 

 

POEMA DEL ANGU

 

¿cuál es tu manera predilecta de comer el angú yo

lo prefiero sin sal y con leche pero ¿cuál es tu manera

predilecta de comer el angú quizás

tú no tengas una manera predilecta de comer el angú,

porque nunca has comido el angú,

porque el angú es una de esas comidas del interior,

porque solo la gente que come el angú

tiene maneras predilectas de comer el angú ¿cuál

tu manera predilecta de agarrar a alguien en contra

tu cuerpo yo sí prefiero

por la cintura enredando junto a mi cuerpo pero

¿cuál es tu manera de entornarse el cuerpo

en otro cuerpo no siempre

la gente sabe decir acerca del cuerpo del otro

cerca del cuerpo del otro a mi

me gustaría agarrar a alguien por la cintura,

quizás tú ¿cuántas novelas

influenciaron tu vida yo

siempre preferí las mujeres ellas sí saben

como hablar de las emociones ¿cuántas

historias en prosa aún te acuerdas las novelas

se inscriben en nuestras vidas

y el aire sigue débil

mientras los días siguen bruscos

y a mí me toca

bailar

 

 

 

 

CUENTO SOBRE LA MEDUSA PROTEGIDA POR SAN BRAS

 

creamos serpientes en cautiverio

la de la cabeza azul, otra

roja y el cigarrero maluco

acuario diferente elección

 

creamos serpientes en cautiverio

para impedir que ellas nos piquen

con los dientes venenosos

que nosotros mismos imaginamos

 

creamos serpientes en cautiverio

para garantizar que cuando las pisemos en las cabezas

el paso del pie sea certero

aunque el cuerpo fínjase completo

 

pisamos en las cabezas de las serpientes en cautiverio

para asegurar el fin de su veneno

y evitar que se arrastren hasta nuestros pies

pisamos en sus cabezas

 

las serpientes en cautiverio tienen cabeza dura

pero nuestros pies son fuertes

y después de pisar o zapatear sobre sus cabezas

vemos el veneno fluir

 

creamos serpientes en cautiverio

obedeciendo la ley del más débil

pero, parada, vemos aquella cabeza

y la pisamos

 

creamos serpientes en cautiverio

porque sabemos que ellas se arrastran

y al mínimo descuido pisamos en sus cabezas

que fluye veneno sin efecto

 

creamos serpientes en cautiverio

porque ellas se arrastran por el suelo y

su veneno no da en nuestras venas

porque pisamos en sus cabezas

 

creamos serpientes en cautiverio

porque somos medusas

no nos arrastramos por el suelo

y nadie pisa en nuestras cabezas

 

creamos serpientes en cautiverio

serpientes verdaderas y el paraíso

o la anomalía y mi

pescuezo y la cabeza que no cae

 

creamos serpientes y pisamos

en sus cabezas porque

creamos serpientes y ellas nos pican

y pisamos en sus cabezas

 

creamos serpientes en cautiverio

y su cuerpo es cola y parada

y su cabeza en la altura de nuestros ojos

y las manos agarran sus cabezas

 

mientras su sangre y veneno no significan nada

 

###

 

Anelise Freitas vive en Juiz de Fora (Minas Gerais/Brasil), donde tiene una investigación sobre el espacio de la casa en la poesía contemporánea brasileña y argentina en el doctorado en Estudios Literarios de la Universidad Federal de Juiz de Fora. Graduada en Lengua y Literaturas Portuguesa y Española, da clases y talleres, edita libros en Capiranhas do Parahybuna (editorial que comparte con otras tres poetas), revisa y traduce textos (más recientemente tradujo poetas como Alfonsina Brión y Fernanda Vivacqua) y, además de eso, publicó cinco poemarios. Los más recientes son “Sozé” (Ediciones Macondo, 2018) y “Mamafesto – Parte I” (Capiranhas do Parahybuna, 2018). Tiene poemas publicados en Brasil, Portugal, Inglaterra y Argentina, donde fue invitada dos veces para el Festival de Poesía Latinoamericana de Bahía Blanca. Los poemas publicados aquí fueron traducidos por Marcela Batista y componen la edición traducida de “Sozé”, que será publicada en 2020, por la editorial argentina Hemisferio Derecho (Bahía Blanca).

Comparte este contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *